Mis Tesoros

 

Mis fotos de vuestros regalos. “Desde aqui un besazo muy grande, gracias por todo el cariño que he recibido”.

“GRACIAS ANA Y JUAN ANTONIO POR ESTA GRAN PAGINA WEB”

“Acogeré y publicaré muy gustosa todas las maravillosas historias que escribais y querais que yo lea”



12489203_1078540162208918_6241182742425940679_o(1)-compressed

OBRA DE MARTÍN LAGARES

IMG_20160128_192620-compressed

REGALO CEIP MANUEL SIUROT

IMG_20160128_192358-compressed

REGALO DE MI AMIGA LUISA DOMINGUEZ

10641296_958570934205842_6848803108092586329_n(1)

REGALO DEL IES ALCOR

10999593_942205625842373_8439769764558728497_n

DIBUJO REGALO DE LA SEÑO MILA

IMG_20160128_191935-compressed

REGALO COLEGIO SAGRADO CORAZÓN

REGALO COLEGIO SAGRADO CORAZÓN

1º premio del tercer ciclo de primaria del Concurso “Relatos Navideños” organizado por el C.E.I.P Manuel Siurot (Huelva) Curso 09/10.

JOAQUIN VALLS GUTIERREZ 6º C

HOMENAJE A NUESTROS MAYORES
 
 
Historia de “Juanico el de la porra” (Un heroe anónimo)
 
 
Esta historia sucedía en Purchena, provincia de Almería de nuestra querida España en los años 1.930 a 1.938.
Viviamos en la Calle General Saliquet nº40, en un edificio de grandes dimensiones, tanto era así que viviamos dos familias, mi tio José Guirado Román y nosotros (mis padres y los tres hermanos)
Enfrente vivian varias familias y al lado de estas exitia un parterre que era donde jugabamos y disfrutabamos cuando hacía buen tiempo.
Eran los vecinos gente de buen corazón y buenos cristianos.
Dicho esto quiero recordar, principalmente la visita que nos hacía un primo de mi madre en navidad.
Por entonces, para calentar las habitaciones se encendía una lumbre de palos, que ademas de calentar, alumbraba toda la estancia. Mi recuerdo principal es, que nuestro pariente nos contaba el cuento de “Juanico el de la Porra”.
Era esta porra muy especial; tenía la misma un botón, que cuando se apretaba se hacía muy grande y daba golpes muy fuertes, sin parar.
En muchas ocasiones llamaban a Juanico el de la Porra para librarse de los ladrones y malechores.
Cuando lo llamaban, cogía su burro, al que llamaban “El Rapido” y se enfrentaba a todos apretando el botón que la porra tenía y se ponía a dar golpes a diestro y siniestro haciendo que todos salieran despaboridos.
 
Todos decian: “¡Viva Juanico el de la porra!”
 

Escrito por JUAN GUTIERREZ ROMAN, un hombre trabajador, honrado y un buen padre.

EL GATO SERAFÍN

Yo tenía un gato, blanco y rubio, ¡tan monín tan monín!

con un rabo así de gordo que se llamaba Serafín.

Todas las noches dormía enroscado en un sillón,

que al mirarle desde lejos parecía un almohadón.

Una noche vino a casa una amiga de mamá,

tan cortísima de vista que no veía de aquí a allá.

Gorda gorda como un balón,

cada dedo,¡madre mia! parecía una salchichón.

Con las gafas sin poner, en el sillón de mi gato,

¡allí se dejó caer!.

Lo aplastó como una torta, por delante y por detrás.

¡Ya no veo más a mi gatito! ¡Maldita vieja gorda!

Pobrecito Serafín.

Autora: Mercedes Vallecillos Corral, una gran mujer, gran madre y mejor abuela